Llegados al primer punto de control de esta BMW Rider500, nuestros cuatro aventureros nos han dado sus primeras impresiones sobre las nuevas F 900 R y F 900 XR de BMW.

Lo primero que nos han espetado sólo llegar al mismo casi al unísono ha sido un sonoro: “¡¡Es-pec-ta-cu-lar!!”. “Se nos ha pasado en un tris el camino”. Y eso que nada más salir de Manresa la lluvia hecho acto de presencia por primera vez hoy sábado. Por suerte, poco antes de llegar a su primera parada obligatoria el sol ha empezado a brillar.

Alicia Viladomiu Puga es natural de l’Ametlla del Vallès, en Barcelona, y el año pasado se estrenó en la Rider1000. «Lo primero que me ha sorprendido de la F 900 R es la posición de las estriberas, es muy racing, y te invita a tomar las curvas. Eso sí, aún no le he cogido el ‘tranquillo’ al gas electrónico, pero poco a poco. Aún me quedan muchos quilómetros para adaptarme».

José Javier Pascual Martínez, en cambio, viene desde Quintana Redonda, en Soria, y aunque debuta en la Rider como competición lo cierto es que está más que habituado a realizar grandes tirados de kilómetros. «Lo que más me ha gustado solo arrancarla es la calidad del display. Tiene una calidad de cine. La pantalla multimedia es flipante. Se puede conectar a tu móvil y a tu casco sin necesidad de app».

Muy cerca de Alicia reside Pau Cabezas Andrés; en Bigues i Riells, también en la provincia de Barcelona, y al igual que ella ya sabe lo que es correr la Rider. En su caso, lo primero que le ha sorprendido de la F 900 XR es «lo bien que frena». «Me encanta su suavidad y progresividad. El tacto es espectacular, de 10. Y el ABS no es nada intrusivo y en curva se nota cómo te ayuda; te ayuda a mantener la trayectoria estable».

En cuanto a José Carlos Fernández Suárez, asturiano de cuna, pero ampostino de adopción, también acostumbra a marcarse escapadas en solitario de larga tirada. «Hasta que me quedo sin gasolina», nos asegura entre risas». De ahí que esté entusiasmado con la posición de conducción de la F 900 XR. «Puedes hacer muchos quilómetros de manera relajada y tiene una chasis excepcional; de lo mejor que he probado».

Calma y prudencia han sido sus primeras compañeras de viaje. La siguiente parada: Les Preses, localidad cercana a Olot: punto por el que hasta en dos ocasiones más volverán a pasar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *