Ya sabemos qué nos vais a preguntar: ¿y cómo es la F 900 XR? Vista también en el Salón de Milán, estamos en esta ocasión ante una trail asfáltica que disfruta de la misma base técnica que la F 900 R: comparte con ella su motor bicilíndrico twin de 105 CV, el chasis doble viga de aluminio, el basculante de doble brazo, su horquilla invertida, su sistema de frenado, su equipamiento o la instrumentación, por ejemplo.

Como extra añade un bello semicarenado con pantalla derivabrisas ajustable, dotado de una doble óptica rasgada full led que, ¡oh sorpresa!, opcionalmente también podremos equipar con faro adaptativo (que ilumina automáticamente el interior de la curva a partir de 7º de inclinación y 10 km/h).

Las suspensiones tienen mayor recorrido y la altura del asiento es ligeramente mayor que en la F 900 R (10 mm más), y su ergonomía ha sido pensada para ofrecer más confort de marcha. Así su manillar es más elevado y ancho, y la posición de conducción es más erguida, ideal para marcarse unas curvas o un viaje (y para esto tiene una toma de corriente, siempre útil).

Por cierto, también cuenta con una extensa lista de accesorios y también está disponible en versión para el A2 con 95/48 CV.

La F 900 XR es, sin duda, una moto muy interesante, polivalente, cómoda, muy atractiva y de prestaciones más que sobradas para divertirse o viajar

En definitiva, estamos ante dos modelos muy indicados para aquellos que van a hacer muchos kilómetros de curvas. ¿Y que hay siempre en la Rider1000, Rider500 o Rider300 hasta aburrirse?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *